sábado, 30 de enero de 2016

I Guerra Mundial (VI) - Acuerdos Sykes-Picot

El Tratado Sykes-Picot de 1916 fue un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia para dividirse el Oriente Medio una vez concluida la Primera Guerra Mundial. Debe su nombre a los negociadores del pacto, Sir Mark Sykes, en representación de Gran Bretaña y Charles François Georges-Picot por Francia. Los acuerdos secretos se conocieron porque la Rusia Soviética decidió publicarlos tras la victoria de la Revolución Rusa el 23 de Noviembre de 1917 y así mostrar la hipocresía y los verdaderos objetivos de las potencias imperialistas. (Wikipedia, modificada)

Inicialmente las negociaciones incluían a la Rusia zarista. Desde que los Aliados occidentales entraron en guerra, la Rusia zarista presionó por lograr su antigua ambición de obtener una entrada marítima al Mediterráneo mediante la posesión  del estrecho de los Dardanelos. Con el imperio otomano turco aliado al enemigo alemán, Gran Bretaña y Francias le concederon su deseo en 1915, a ser concretado al final de la guerra. También hubieron de incluir a Italia en su proyecto de reparto de Turquía y la nación árabe al pactar en secreto su entrada en la guerra.

Obviamente estos acuerdos secretos estaban en radical contradicción con los discursos públicos ("defensa de la libertad", "de los derechos de los pueblos" etc) con los que los aliados de la Entente justificaban su participación en la guerra contra los Imperios centrales.

El tratado de paz por separado entre la Rusia soviética gobernada por los bolcheviques tras la Revolución de Octubre de 1917 y Alemania (Brest Litovsk, marzo de 1918) y la renuncia de la Rusía Soviética a cualquier anexión pactada por el zarismo o el Gobierno Provisional permitió a los restantes Aliados (Gran Bretaña, Francia, Italia y EEUU) considerar extintas sus anteriores promesas a Rusia y planear y pactar la reordenación de la región en atención a sus exclusivos intereses.

Historia

El 3 de enero de 1916 Sir Mark Sykes representando a Gran Bretaña y Charles François Georges-Picot representando a Francia, acordaron en secreto la división general del Oriente Medio una vez terminada la guerra y derrotado el imperio otomano

Francia recibiría lo que hoy conocemos como Siria y su zona costera que se convertiría en el actual Líbano. Ejercería un ámbito de influencia hacia el este kurdo hasta más allá de Mosul.  

Gran Bretaña, por su parte, obtrendría Basora (donde ya se intuía la existencia  de petróleo) y Bagdad y un ámbito de influencia hacia el este hasta Persia (el futuro Irán) y hacia el oeste, hasta acercarse y enlazar con Egipto, entonces también sometido a protectorado británico, donde los británicos controlaban el Canal de Suez

Algo indefinida quedó la parte sur de Siria denominada Palestina, que finalmente fue luego otorgada bajo un Mandato de la Sociedad de las Naciones a Gran Bretaña.  

El reparto territorial acordado combinaba las previsiones de existencia de yacimientos petroliferos, concesiones acordadas y explotaciones en curso, junto a las necesidades de cobertura politica en la región de ambas potencias imperialistas.

Al momento de los pactos Sykes-Picot los británicos negociaban también con el jerife de La Meca Husayn ibn Ali el apoyo aliado a una revuelta contra los otomanos de la que debería surgir un futuro Estado árabe unificado en todos los territorios arrebatados a los turcos, desde Siria hasta el Yemen. De estas negociaciones, cuyos acuerdos Gran Bretaña no tenía intención de cumplir (pues contradecían las propias conversaciones Sykes-Picot) surgió la Rebelión Árabe, que supondrá la efímera independencia del Hiyaz, la aún más efímera unificación de los territorios árabes otomanos bajo la acción de las tropas árabes, y finalmente la colocación de la dinastía de los hachemíes en varios tronos de la zona y la creación del nuevo reino de Transjordania. En la rebelión participaría como enlace británico Thomas Edward Lawrence (conocido como Lawrence de Arabia), aunque su protagonismo, que nunca deja de señalarse, es más propio del cine que de la historia.

Al tiempo, los británicos le dieron simultáneamente aliento y amparo a los sionistas al estipular y declarar que veían con buenos ojos el establecimiento de un futuro "Hogar Nacional Judío en Palestina" (eufemismo para referirse a un Estado sionista en Palestina) mediante la llamada Declaración Balfour

En efecto, como medida de guerra, los británicos utilizaban variadas aspiraciones contrapuestas en el mismo territorio, enfrentándolas y utilizandolas a su conveniencia.

En la postguerra, Gran Bretaña se sirvió con la cuchara grande.

No sólo obtuvo también Palestina, sino que tomó Mosul (en el Kurdistan) al que agregó Basora y Bagdad para crear Iraq. Entonces le recortó a Siria (ya ocupada por Francia) un tramo que le asignó a su Mandato de Iraq, y la Alta Galilea para poder transportar mediante oleoducto el petróleo de Mosul a Haifa.

Compensó a la familia de Hussein por ser expulsados por Francia de Siria separando Transjordania de Palestina, que otorgó al segundo hijo de Hussein, Abd Allah como monarca. Iraq se lo entregó a su hermano Faysal como monarca, pero siempre manteniendo o un mandato o un protectorado británico sobre los territorios arabes bajo dinastias hachemitas.

Gran Bretaña mantuvo asimismo su dominio colonial y sus protectorados sobre los emiratos petroleros de Kuwait, Omán, Baréin, Qatar, Dubai etc a los que sumaba sus bases y dominios en Adén y sus territorios anexos en Arabía del Sur.

Durante esta época de guerra los británicos -que tenían muchas colonias pobladas por musulmanes- se preocuparon por eliminar la posible influencia político-religiosa del Califa turco sobre el panislamismo. Esta fue una de las razones por las que apoyaron al jerife Husayn ibn Ali en La Meca y dejaron permanecer neutral a Abdul Aziz ibn Saud en el centro de Arabia, para que sirvieran de contrapeso mutuo a cualquier movimiento pan-islámico independiente u hostil al imperialismo británico y para a la vez utilizar al panislamismo conservador como contrapeso e instrumento para debilitar al movimiento nacionalista panarabista, que los británicos consideraban su principal enemigo. Se movieron pues al objeto de reducir la influencia individual del antiguo Califa a través del Oriente Medio creando, cuando les fue posible, nuevos Estados pequeños sustitutos -formalmente autónomos- entregados a dinastias reaccionarias o en régimen de protectorado o mandato, de modo que el Imperio británico pudiera siempre controlarlos de hecho con facilidad y explotar sin peligro sus recursos.

Consecuencias

Próximo Oriente: Antes de 1914 - Proyectos de Reparto Sykes-Picot - Situación en el periodo de Entreguerras 1925-1939
Donde relativamente pronto se vieron frustrados los planes del acuerdo Sykes-Picot fue en Turquía al surgir la figura de Mustafa Kemal Atatürk para dirigir su Guerra de Independencia y liberar a ese país del control foráneo que se pretendía imponer al finalizar la guerra. El reparto de Turquia establecido en el Tratado de Sevres (1920) quedó anulado tras la victoria nacionalista de Kemal Atataurk y sin efecto tras la rubrica del nuevo Tratado de Lausana en 1923. 

Por otra parte, Gran Bretaña dejó caer durante los años 20 a su antiguo aliado hachemita Hussein en el Hedjaz ante la embestida conquistadora de su también aliado y tutelado Abdul Azis Ibn Saud del Nejd, permitiéndole crear a éste el nuevo Reino de Arabia Saudí, fortín del integrismo wahabista, que también permaneció bajo influencia británica hasta que -ya en los años 30- la concesión de las explotaciones petrolíferas la hiciera bascular hacia los EEUU. 

Los árabes del Máshrek vieron su territorio dividido entre los imperialismos francés y británico.

Las aspiraciones nacionales de los armenios fueron asimismo traicionadas pese al escandalo mundial que había provocado su genocidio a manos del Régimen de los Jóvenes Turcos durante la guerra. 

Tampoco se respetaron las demandas de los kurdos. El Kurdistán permaneció sin reconocer, ocupado y dividido entre la Turquia kemalista, el Irán del Sha y los mandatos coloniales de Siria (Francia) e Iraq (Gran Bretaña).

La región fue organizada al servicio de las grandes compañias petroleras: las "Siete Hermanas".

Así pues, en general, el tratado fue implementado como fue concebido, negándose así las grandes potencias imperialistas a las aspiraciones de autodeterminación nacional de los árabes, armenios y kurdos y abriendo paso a daños, tensiones y sufrimientos que asolarían la región hasta la actualidad.

Enlaces Texto de los Acuerdos (en Ingles) (Fuente: Wikipedia)

Kurdistan, una nación dividida entre cuatro Estados: Turquia, Siria, Iraq e Irán

MAPAS DE HISTORIA DE PALESTINA 

FALSAS PROMESAS - La lucha de Gran Bretaña por el Oriente Próximo


Enlaces Complementarios
PARA ESTUDIAR Y CONOCER LA I GUERRA MUNDIAL
I GM (I)- "Senderos de Gloría", la I GM en el cine
I GM (II) - Antecedentes, desarrollo y consecuencias
I GM (III) - El Decreto sobre la Paz de la Rusía Soviética
I Guerra Mundial (IV) - Guerra y política
I GM (V) - La oposición a la guerra imperialista: Manifiesto de Zimmerwald
I GM (VII) - Declaración Balfour: el Imperio Británico favorece la instalación del sionismo en Palestina
I GM (VIII) - El Tratado de Brest-Litovks 
I GM (IX) - Los 14 Puntos del Presidente Wilson - La respuesta de EEUU al Decreto sobre la Paz de la Rusía Sovietica 
I GM (X) - El Tratado de Versalles

Lawrence de Arabia: Una de las 50 peliculas que deberías ver antes de morir