miércoles, 17 de junio de 2015

Andalucía - VALLE DEL ALMANZORA

La comarca del Valle del Almanzora se extiende a ambos lados del Río Almanzora, que discurre por todo el territorio y se convierte en elemento vertebrador de la misma.

Hay que remontar el río Almanzora, jalonado de almendros en flor, naranjos y huertas, para descubrir los contrastes que ofrece su valle. A partir de ahí, sorprende la monumentalidad de una Sierra de entrañas abiertas y blancas: el mármol, razón de ser de la práctica totalidad de los pueblos del Valle.


El paisaje de la demarcación paisajística del Valle del Almanzora, árido y estepario y donde los ríos se convierten en ramblas, destaca por la preeminencia de serranías de montaña media, vegas y valles, que conviven con campiñas costeras.

Articulación Territorial
El sistema de asentamientos y de vías de comunicación de esta demarcación paisajística viene determinado por el río Almanzora, que históricamente ha marcado el sentido de las comunicaciones entre la altiplanicie de Baza y el litoral mediterráneo, mediante el pasillo de Chirivel por Albox.

La riqueza minera de las sierras producen la creación de núcleos mineros, como Bacares y Serón, hoy día abandonados. El eje vertebrador de la comarca es la carretera A334, que une Baza con la A-7 en las cercanías de Huercal-Overa. Los ejes secundarios vienen determinados por la A-349 que une Olula del Río-Tabernas-Almería y la A-327 que lo hace por el norte con Huercal-Overa y Vélez-Rubio.

Las principales poblaciones aparecen en su extremo oriental, siendo su interior de paisajes derivados de la extracción del mármol, con las poblaciones de Macael y Albox, al contrario que el oeste, de carácter agrícola de regadío, con municipios como Garrucha. En el oeste destacan ciudades de gran relevancia económica por el cultivo de hortalizas como, Huercal-Overa, Vera, Cuevas del Almanzora y Mojácar por el turismo.

Recursos Patrimoniales

En esta demarcación paisajística destaca la presencia de cuevas de origen paleolítico, entre ellas son de relevancia las de Palo o la de Sarna en el término de Serón, y la cueva de Zájara en Cuevas de Almanzora.

El patrón y morfología de los asentamientos del Valle del Almanzora se conforma en época andalusí, siendo de especial relevancia núcleos como Tijola o Purchena. De igual modo, entre las ciudades que se fundaron a partir de la existencia o erección de castillos o torres defensivas andalusies han de subrayarse localidades como Huercal-Overa, Bacares y Serón. Las fortificaciones han dejado una gran huella en el paisaje litoral con las torres almenaras del siglo XVI y XVII -tras la Conquista- entre las que destacan: la Torre de Don Diego de Haro en Mojácar y las de Cristal en Cuevas de Almanzora.

La minería está presente en el Valle del Almanzora desde la prehistoria, aunque se desarrollará de manera industrial en el siglo XIX. Sirvan de ejemplo las minas del Pilar de Jaravia en Pulpí y las de las Herrerías en Cuevas del Almanzora, que han dejado numerosos vestigios de explotaciones en galería. Junto a éstas el paisaje de las canteras de mármol de Macael, distintos edificios industriales como la tolva cargadero de mineral de las Minas en Serón y la central eléctrica de la compañía del Chorro. En Cuevas de Almanzora destacan la fundición de San Francisco Javier y la de los Dolores. 

La arquitectura vernácula del ámbito territorial del Valle del Almanzora también es muy característica en base a la diversidad de tipologías que aglutina: las casas cueva como la de Cuevas de Almanzora, las casas cúbicas en Mojacar y las casas señoriales erigidas en la época de pleno apogeo de la minera.
Junto a estos recursos patrimoniales ha de destacarse el rico patrimonio inmaterial de la zona en el que habría que destacarse el conjunto de saberes y costumbres sobre técnicas para la canalización del agua y de extracción a cielo abierto del mármol de Macael que han dejado huella en su paisaje.

La imagen vinculada con el Valle del Almanzora se corresponde con un paisaje de fuertes contrastes, desde la aridez a la fertilidad de unas tierras que, en numerosas ocasiones se ha identificado con actividades económicas en la comarca, tan señeras como la extracción del mármol, y donde la pervivencia de sus formas y tradiciones han hecho que el paisaje de este territorio quede retenido en el tiempo.

Paisajes de Interés Cultural de Andalucía
Los paisajes de interés cultural más sobresalientes de esta demarcación paisajística son las vegas bajas de los ríos Antas y Almanzora, el paisaje vinculado con el entorno de Tahal, Alcudia de Monteagud y Chercos, el enclave y entorno de Purchena y el Paisaje minero de Almagrera. 


1. Taberno
 2. Zurgena
 3. Arboleas
 4. Albox
 5. Cantoria
 6. Partaloa
 7. Albanchez
 8. Líjar
 9. Macael
10. Fines
11. Olula del Rio
12. Urracal
13. Oria
14. Purchena
15. Laroya
16. Sierro
17. Suflí
18. Cóbdar
19. Somotín
20. Lúcar
21. Armuña del Almanzora
22. Tíjola
23. Bayarque
24. Bacares
25. Serón
26 Alcóntar
27. Huercal Overa
28. Pulpí
29. Cuevas de Almanzora
30. Antas
31. Vera
32. Bédar
33. Los Gallardos
34. Mojácar
35. Turre

Canción "Almanzora" - LOS PUNTOS
¿A modo de Himno comarcal...?